El olor del recién nacido genera un efecto adictivo en el cerebro

Es por este motivo que las madres no quieren separarse ni por un segundo de sus hijos.

Si cierras los ojos y piensas en tu bebé recién nacido. ¿Qué es lo primero que recuerdas? Es muy probable que sea el olor que tienen los bebés, ese aroma tan peculiar, delicioso y relajante. Sí, aquel que se impregna en ti y recorre tu cuerpo hasta llegar a tu cerebro.

No, no se trata de alguna broma; pues, es una adicción muy parecida a los narcóticos. ¿Ahora entiendes por qué no puedes separarte de tu bebé ni por un segundo? Un estudio publicado en la revista Frontiers in Pychology, cuando las mujeres huelen a un recién nacido, experimentan una liberación de hormona llamada dopamina. Ésta activa los circuitos de recompensa del cerebro.

Dichos circuitos se activan especialmente cuando comes mientras estás muy hambrienta o cuando ingieres algún tipo de narcótico. Aunque no lo creas, este neurotransmisor genera la sensación de bienestar y placer. Los investigadores aseguraron que los cambios hormonales que se experimentan durante el embarazo, sobre todo en el parto, alteran el circuito de recompensa de la madre. Por lo tanto, sentirá esa adicción natural hacia el recién nacido.

El proceso neurológico ayuda a que se estrechen los vínculos entre la madre y el recién nacido. Además, se crea la necesidad de proteger al bebé y cubrir sus necesidades para que esté bien en todo momento. Pero la naturaleza es tan sabia, que el olor es de gran ayuda tanto para el bebé como para la mamá para adaptarse a su nueva vida.

Y es que el recién nacido puede reconocer el olor de su mamá cuando está cerca de él, lo que le genera tranquilidad y seguridad. Mientras que la mamá reconocerá a su hijo a través de su aroma, así como de su llanto, de acuerdo a un estudio de la University of Florence, Italia.

Mujer asegura que ser vegana la ayudó a superar el cáncer terminal que le diagnosticaron

Ingerir demasiado alcohol es porque las personas sufrieron traumas infantiles